Pingdom Check

Términos y condiciones de la calculadora de carbono

Klappir Green Solutions y Kolviður han firmado un acuerdo de colaboración en virtud del cual Icelandair puede ofrecer ahora a sus pasajeros la posibilidad de compensar sus vuelos utilizando las soluciones digitales de Klappir.

Al basar los cálculos en las declaraciones medioambientales de Icelandair, que son generados de manera automática por el sistema de soluciones medioambientales de Klappir, Icelandair puede ofrecer a sus pasajeros la posibilidad de compensar sus huellas de carbono de manera simple y eficiente en colaboración con Kolviður.

El objetivo de Kolviður es absover el carbono a través de las plantas y el suelo con el fin de reducir los niveles de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera. Kolviður ha realizado plantaciones en Geitasandur y en los alrededores de Úlfljótsvatn, y las próximas áreas elegidas son las cercanías de Skálholt y Mosfellsheiði. Kolviður opera bajo la supervisión de la Oficina Auditora Nacional de Islandia y el control de la compensación de carbono los lleva a cabo ÍSÚ (Íslensk Skógarúttekt, el departamento forestal islandés), que recopila todos los datos obligatorios sobre la absorción del carbono en los bosques según los criterios recogidos en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Plantación
La plantación se lleva a cabo entre mayo y octubre. El software de Klappir controla todo el proceso y hace un seguimiento tanto del número como de la ubicación de las plantas. Un equipo de especialistas de Kolviður escoge cuidadosamente la especie de planta y el tipo de fertilizante más adecuados para cada ubicación. No todas las plantas sobreviven al proceso, por lo que Kolviður siembra plantones adicionales para reemplazar los que mueren. El criterio básico es tener 2500 plantas vivas por hectárea de tierra, las cuales tienen hasta sesenta años para absorver la cantidad estimada de CO2.

Acerca de Kolviður
Kolviður es un fondo que opera bajo una normativa aprobada por el Gobierno de Islandia en 2006. El fondo está supervisado por la Oficina Auditora Nacional de Islandia.

Sus fundadores son la Asociación Forestal de Islandia y la Asociación Medioambiental de Islandia, y cuenta con el apoyo del Gobierno de Islandia. El objetivo del fondo es absover el dióxido de carbono en las plantas y el suelo y reducir los niveles del mismo en la atmósfera. El fondo trabaja para la consecución de estos objetivos:
a. dando a las empresas, las organizaciones y los particulares una oportunidad para alcanzar la neutralidad de carbono,
b. financiando plantas para absorver el carbono en el suelo y plantar árboles,
c. protegiendo activamente el suelo y las plantas,
d. concienciando a los ciudadanos y las empresas sobre las emisiones de gases de efecto invernadero,
e. reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero en Islandia.

Íslensk skógarúttekt, con sede en Mógilsá, supervisa el control de los niveles de compensación de carbono llevada a cabo por Kolviður, y una serie de organismos contables externos (actualmente KPMG) verifican que se ha llevado a cabo la plantación requerida y que existen los fondos necesarios para completar el proceso.

Acerca de Klappir
Klappir Green Solutions es una empresa islandesa de soluciones de software pionera en su campo que desarrolla y ayuda a las empresas e instituciones a implementar soluciones digitales que hacen que sea fácil y lucrativo abordar los problemas ambientales de una mejor manera. Las soluciones inteligentes de gestión medioambiental de Klappir recopilan, procesan y transmiten datos medioambientales, lo que permite a empresas, instituciones y gobiernos locales y nacionales analizar sus emisiones y su consumo energético, fijar metas estadísticas y obtener una imagen completa de todos los factores contaminantes presentes en sus operaciones.

El software de Klappir adopta un enfoque holístico en lo que respecta a la contabilidad medioambiental, y es uno de los primeros sistemas de información de su tipo en todo el mundo. En plena expansión internacional, Klappir ya ha desarrollado una dinámica red medioambiental de más de 200 empresas en Islandia en diez sectores diferentes, y está ayudando a organizaciones de todo tamaño a adoptar una gestión medioambiental inteligente y a minimizar su huella de carbono en la tierra, el mar y el aire.