Pingdom Check
ÁmsterdamCanales, cultura y luces rojas

Vuelos a Ámsterdam con aroma a Islandia

Es difícil no enamorarse de Ámsterdam. Es una ciudad liberal, progresista, envuelta en el paquete de un encantador antiguo. Prepara una mente abierta y prepárate para quedarte deslumbrado por una brillante combinación de lo antiguo y lo nuevo.

Icelandair ofrece vuelos diarios a Ámsterdam desde América del Norte para la exploración durante todo el año. Te llevaremos allí, luego todo se trata de bicicletas y barcos de canal para moverte como un lugareño.

Antes de cargar las papas fritas con mayonesa y llenar su bolsa con baratijas de molinos de viento, ¿qué tal los perritos calientes y recuerdos de frailecillos de Reikiavik ? Cuando reserve vuelos a Ámsterdam con Icelandair, tendrá la oportunidad de agregar una escala en Islandia sin costo adicional.

Ámsterdam

Países Bajos
Población: 851 000 (2017)Zona: 219.3 km²Transporte: Explore la ciudad en bicicleta - o consiga una tarjeta de transporte público (OV-chipkaart), que puede usar para viajar en tranvía, autobús y metro.Moneda: EuroBarrios de moda: De Wallen - Oosterdok - De Pijp - Amsterdam-Noord - Westerpark

Cultura, adoquines y canales

En algún momento es posible que empiece a pensar que ya conoce esta ciudad camaleónica. ¡No se engañe! Ámsterdam tiene muchas caras. Rezuma intelectualidad por todas partes gracias al arte de iconos locales como Rembrandt y Van Gogh. Es colorida en sus lugares más vulgares, desde las «cafeterías marrones» (el nombre que reciben los bares tradicionales) hasta el conocido distrito del Barrio Rojo. Se pone seria en la Casa de Ana Frank, adorable y cursi con sus típicos zuecos y molinos de viento, y vanguardista gracias a los diseños de las nuevas y esplendorosas creaciones en la orilla del IJ. Con su arquitectura de la edad de oro y sus canales (hay más que en Venecia), deseará disponer del tiempo suficiente para recorrer todos los caminos de adoquines.

Patatas fritas llenas de sabor

Puede que las patatas fritas Vlaamse, servidas calientes, crujientes y cubiertas de mayonesa, sean lo mejor de Ámsterdam. Disfrute de ellas con una cerveza local en una de las innumerables cafeterías al aire libre. Con una ración de vistas a los canales y de observación de la población, cada mordisco se convertirá técnicamente en una experiencia cultural. Pasee por el Foodhallen, un antiguo depósito de tranvías, para hacer un recorrido sabroso y probar las «bitterballen», unas deliciosas croquetas de carne. Los mercados enganchan: los neerlandeses reconocen el buen queso con solo verlo. Hay pueblos en los Países Bajos que tienen fama por esta delicia cremosa (Gouda y Edam). Los arenques crudos son una especialidad local que tiene tanto amantes como detractores. Quizás la sorpresa nacional gastronómica más significativa sea el «rijsttafel» (festín indonesio), que se debe a la historia colonial de los Países Bajos.

Paseos por los mercados

Ámsterdam fue el origen de uno de los imperios comerciales más importantes del mundo y, hoy por hoy, es el paraíso de los compradores. Es fácil encontrar extravagancias: las 9 Calles (9 Straatjes) es un barrio repleto de tiendas de especialidades selectas, mientras que el distrito del Barrio Rojo cuenta con tiendas solo para adultos en las que puede encontrar de todo para darle un tono picante a su vida sexual.

Ámsterdam es también un paraíso para aquellos a los que les gusta pasear por mercados al aire libre. Waterlooplein Markt es el mercadillo por excelencia, y también hay mercados especializados en antigüedades, arte y libros antiguos. Albert Cuypmarkt, con sus especias y colores, es un lugar de fusión multicultural. Prepárese para una sobrecarga sensorial en Bloemenmarkt, el fabuloso y aromático mercado de las flores. ¿Pensaba que escribiríamos sobre Ámsterdam sin mencionar los tulipanes?