Pingdom Check

Vuelos a Copenhague con aroma a Islandia

La capital más fresca de Escandinavia tiene encanto en abundancia. En los últimos tiempos, el "estilo de Copenhague" se ha convertido en sinónimo de diseño aerodinámico, comida que empuja los límites de las fronteras, fantásticos dramas televisivos y el culto saludable de las bicicletas. La ciudad apenas puede poner un pie en el camino equivocado.

Icelandair ofrece múltiples vuelos diarios a Copenhague desde América del Norte para una dosis de hygge durante todo el año (eso es comodidad, al estilo danés).

Antes de ir en busca de higiene e historia en Dinamarca, ¿qué tal una escala de aguas termales y telones de fondo de montaña en Islandia? Cuando reserve vuelos a Copenhague con Icelandair, tiene la oportunidad de agregar una escala en Islandia sin costo adicional.

Copenhague

Dinamarca
Población: 763 908 (2016)Zona: 88 km² - 34 mi²Transporte: El metro es inevitablemente la manera más rápida de moverse, pero si necesita llegar a las áreas más allá del alcance de las líneas de metro, aún sin terminar, el S-tog (o Tren-S) le llevará a donde necesite ir. La ciudad también cuenta con un popular sistema de bicicletas compartidas llamado Bycycklen.Moneda: Danish Krone (DKK)Barrios de moda: Indre By (Inner City) - Vesterbro - Nørrebro - Østerbro - Frederiksberg

En la búsqueda del «hygge», de la historia y de los hípsteres

A las revistas y blogs sobre estilo de vida parece que les chifla el «hygge»: la intimidad y el buen ánimo de los daneses que se presenta en forma de velas, comida tradicional y buenas conversaciones en compañía de los amigos más cercanos. Todos lo buscan, como si se tratase de un bálsamo ante los males de la sociedad moderna. Relájese; se lo encontrará por todo Copenhague, así como museos repletos de arte y creaciones arquitectónicas ingeniosas que fusionan lo antiguo y lo nuevo.

Para los más tradicionales, hay castillos reales, el parque de atracciones de estilo retro Tivoli (se fundó en 1843), canales y capiteles de cobre. Para los hípsteres, hay galerías vanguardistas, una oferta de comida callejera fantástica, piscinas a orillas de los canales y bares ocultos. ¿Hay algún remedio para no envidiar a sus habitantes? En caso afirmativo, quizá deba hacerse con él.

Los éxitos de la cocina danesa

Un restaurante de Copenhague llamado Noma recibió gran atención mundial durante la pasada década, haciendo que la cocina danesa madurase. Hoy en día, esta ciudad es un referente de la alimentación de primer nivel, con los aprendices del Noma abriendo nuevos restaurantes por toda la ciudad.

Aun así, en esta carrera por probar nuevos descubrimientos, no se debe olvidar lo clásico. Descubrirá el sabor de lo tradicional con los smørrebrød, un tipo de tostadas con aspecto escultural. No pierda la ocasión de visitar las panaderías de estilo clásico donde podrá degustar pasteles deliciosos.

Comer un pølse (perrito caliente) de un pølsevogn (vendedor ambulante) es el ritual de iniciación de todo viajero que se precie; y si quiere probar otros tipos de comida callejera, diríjase a Papirøen, una nave situada en el puerto que alberga docenas de puestos de comida callejera. Para saciar su apetito de sabores locales e internacionales, visite Torvehallerne, el elegante mercado de alimentos de la ciudad.

Placeres de diseño y marcas locales

La marcada estética de diseño que impregna Copenhague se hace patente en sus tiendas, lo que hace que ir de compras sea un verdadero placer. La ciudad es conocida por la zona de Strøget, una de las calles peatonales más largas de Europa, con una embriagadora mezcla de grandes almacenes, locales de diseño y tiendas de fama mundial.

Deberá hacer hueco en su maleta para los artículos de moda y del hogar que sirven de reclamo para su tarjeta de crédito, sobre todo en tiendas como Ilums Bolighus, un santuario virtual del buen gusto.

También hay excelentes artículos que podrá llevarse como recuerdo de la ciudad. ¿Sabía que Lego, uno de los titanes del mundo de los juguetes, es originaria de Dinamarca? La Royal Copenhagen fabrica hermosas porcelanas, mientras que Georg Jensen produce brillante platería que le deslumbrará.